MI VIAJE A LAS ANTÍPODAS

A varios miles de pies del suelo y desde algún lugar en mitad del océano pacifico, escribo estas líneas para daros unas pinceladas de nuestro gran viaje a Nueva Zelanda.

Os hablaba de la PACIENCIA hace unas semanas, ahora las palabras serian VERDE: de los helechos, la hierba, los kiwis y los lagos volcánicos, y AHORA: porque la naturaleza abrumadora de Nueva Zelanda solo da opción a disfrutarla y vivirla tal cual la ves, en el momento presente, y eso se agradece y mucho y te llena de paz y recarga las pilas como pocas cosas lo hacen.

Han sido cinco semanas con tiempo para visitar a la familia, poder ver cómo viven allí y viajar todo lo que ha permitido nuestro bebé de seis meses, que lo cierto ha sido bastante. Se ha integrado a la perfección y desde su mochila porteadora no perdía detalle de nada. Creo que en este mes ha crecido muchísimo y se ha abierto al mundo, estaba feliz! Y yo más viéndola así.

Como decía, la naturaleza de este país es sorprendente y variada, desde volcanes y lagos geotermales a glaciares, playas preciosas, selva, viñedos… y sobre todo, mucho respeto por todo lo que se tiene. Está todo cuidadísimo. Muy pensado para quien lo visita. Nos hemos recorrido gran parte de las dos islas, la norte y la sur y a cada rincón que llegábamos algo nos sorprendía.

Me vuelvo con muchas imágenes bien bonitas en la retina y la mochila cargada de nuevas ideas tras este parón. Con ganas de probar a experimentar con piezas que ante todo garanticen comodidad, respeto por el medio ambiente y que lleven un mensaje detrás.

Os seguiré contando en los próximos días.

Recent Posts

Leave a Comment

Contáctanos

Escríbenos y consúltanos cualquier duda que tengas respecto a noodles.

Not readable? Change text.